martes, julio 26, 2005

Viaje por Hidalgo. 1a parte

Hace unos días tuve un agradable viaje a Hidalgo y la verdad es que antes de irme, averiguando rutas y tips, me di cuenta que pocas personas han relatado su experiencia, por ello y tratando de rescatar al Universo en el que vivo, de este hueco de información, me daré a la tarea de platicar, en cuatro cómodos capítulos (bueno, según yo), cómo fué que transcurrió este viaje.(Juar!) Partimos un miércoles de Julio de la Central del Norte en el Distrito Federal, con el Señor Pez y otros tres conocidos, como a eso de las 5:00 PM En este lugar el boleto a Pachuca nos costó $44 pesotes, en Flecha Roja, aunque creo que casi en cualquier otra línea cuesta igual. Llegamos a la Capital del Estado como a las 6:30 PM, o sea que hicimos un tiempo récord, o por lo menos así me lo pareció. Estando en la Central de autobuses de Pachuca, tomamos una camioneta que cobró $4.50 y nos condujo hasta el Centro. Para localizar este punto, nos guíamos sobre todo por el Reloj Monumental, que se puede ver sobresaliendo por entre los edificios y las casas. Una vez que bajamos de la camioneta, caminamos por entre las calles siguiendo el Reloj para dar con la Plaza Central y la verdad es que, como las mochilas que traíamos, sobre todo yo, estaban un poco pesaditas, pues decidimos hospedarnos lo más pronto posible. Así que caminando dimos con "El Hotel de los Baños", que se ubica prácticamente a un costado de la Plaza del Centro. Los costos en el Hotel varían, pero una habitación doble, con TV, agua caliente, agradable y limpia por cierto, podían variar de $395 a $295. Dependía de la vista, de la ventilación, de los muebles y otros factores. Nosotros nos hospedamos en habitaciones con balcones a la calle principal (de $310), pero la verdad es que no fue muy agradable porque se traspasaba la luz del candil de la avenida por el ventanal, lo que resulta un poco molesto para algunos que somos medio vampiros, y pues, esa noche, ¡no pude dormir!! Bueno, pero al llegar, como ya era un poco tarde, salimos a caminar para conocer la zona. Caminamos y descubrimos entre otras, la calle Guerrero y ahí cenamos unas gorditas de frijol y de Chicharrón prensado deliciosas... y con un vaso de agua de limón (porque ya no había de otro sabor a esa hora, pero estaba rico)... La verdad es que me quedé con las ganas de probar los tacos de cabeza que vendía muy cerca de donde comimos garnachas, pero bueno, ya será en otra ocasión, porque al Pez no le gusta la comida con carne, aunque él dice que no es vegetariano. Caminando también, descubrimos la Iglesia de la Asunción, la Universidad de Hidalgo, en donde hay un Museo de Minerología, encontramos la Plazuela de la Independencia, etc., etc., etc., y me dí cuenta que había algunas rutas que podrían transportarnos a diversos lugares, desde ahí. Me di cuenta que los negocios los cierran como a las 8:30 PM o 9:00 aproximadamente. Y de plano, aunque quisiéramos seguir caminando, la verdad es que algunas calles ya estaban un poco oscuras y solas, como si de pronto hubiera desaparecido la gente. Ya circulaban pocos carros y después de tomarnos una fotos cerca del Reloj Monumental, (mismas que no he revelando) pues nos dirigimos al Hotel. Pachuca me dió la sensación esa tarde, de ser una mezcla de pueblo urbanizado, dándo la idea por momentos de ser un tanto caótico, pero a la vez resulta extremadamente bello y tranquilo comparándolo con el DF. Resultaba en esos momento intrigante saber en dónde me encontraba realmente. Aunque ya sabía que el lugar se llama Pachuca, sentía necesidad de decubrir más, de descifrar todo lo que me quería decir, por sus edificios, por su historia, por todos aquellos espacios en los que el tiempo y los hechos se han detenido para charlar con aquellos que se detengan a hacerlo... Este paseo comenzaba a ser altamente atractivo!

2 Comments:

At 3:41 p.m., agosto 08, 2005, Anonymous Anónimo said...

Hola, acabo de leer sobre tu viaje a Pachuca, me trajo un montón de recuerdos.
Mi abuela era de ahí, conozco la ciudad muy bien, hace tiempo que no voy, tengo tíos segundos y primos terceros y no sé cuanta parentela más.

Un abrazo.

Comadre Maruja

 
At 8:02 a.m., agosto 09, 2005, Blogger La María Cristina said...

Hola Comadre Maruja!

Definitivamente fue una sorpresa muy agradable encontrar comentarios tuyos es este espacio que casualmente se parece al tuyo, por lo menos en la Plantilla =P

Bueno, pues seas bienvenida y aprovecho la ocasión para decirte que me encanta tu Blog y que me he dado a la tarea de leer algunas páginitas (creo que ya te diste cuenta), algunas de las cuales, me han causado sensaciones muy diversas.

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home