martes, mayo 03, 2005

Nunca me había detenido a mirar tus pies...

Se ha dado la oportunidad...
aquellos que te permiten moverte para dejar rastros de tu paso por este mundo...

Sus deditos tienen sus uñas muy bien recortadas... ello no significa que no hayan andado... que no hayan caminado... que no hayan circulado e incluso que hayan tenido tardes y noches de dolor, de ardor, de huellas del cansancio ya que son el sostén de tu actividad...

Reflejan una piel con pocos contactos directos con las piedras y la tierra...

Esos huaraches hechos con el sudor y los callos de los hombres de la madre fértil delatan esas terminaciones que aún son rosadas...
Son dedos de un pez...

Son lindos.., muy lindos...

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home